viernes, 3 de febrero de 2012

Raptos de menores para adopcion a padres inescrupulosos en Ecuador

HAY VARIAS MANERAS DE ENGAÑAR A FAMILIAS Y APROPIARSE DE INFANTES.
¡Alerta con el robo y venta de niños


Estadísticas de la Dirección Nacional de Policía Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) dan cuenta que durante el 2011 se registraron 419 casos de menores de edad desaparecidos en el país.

Francisco Guayasamín, no forma parte de estas cifras, pero su historia se asemeja a la de muchos niños que sí están en está base de datos.

El hombre cuenta que su verdadera madre quedó embarazada a corta edad.

Por consejos de varias personas, la joven decidió dejar a Francisco en un centro guía para mujeres con problemas, un lugar retirado de la ciudad, ubicado en el sector de la Moya, llamado Hogar Rosa Virginia en el valle de Conocoto.

Ahí permaneció hasta los cinco años. “Me trataban bien, me educaban y daban un hogar y alimentación”, dijo.

Sin embargo, un día la historia cambió radicalmente. A Francisco lo llevaron supuestamente a una consulta con el dentista, pero cuando llegó al consultorio, no lo esperaba el doctor, sino su nueva familia.

“¡Me vendieron!”, expresó Francisco ante su repentino cambio de hogar.

Nunca más volvió a saber nada de su madre hasta después de 25 años. Asegura que ella lo visitaba cada semana, pero desde que lo llevaron al “dentista” su imagen quedó únicamente en su memoria.

Cuando pudo reencontrarse con su progenitora, ella le comentó que supuestas religiosas la convencieron de que Francisco estaba en un buen hogar y que había sido adoptado por una familia ansiosa de tener un niño.

“Mi madre les creyó porque era muy joven, pero cuando quiso buscarme le dijeron que estaba en otro país”, comentó.

Para él, lo que parecía una buena opción de vida no fue más que un buen negocio. Con el tiempo, su padre adoptivo, de quien ahora lleva el apellido, falleció y su madre adoptiva "Gulnara Lourdes Oliva Baéz" quedó a cargo.

“Ella empezó a aprovecharse de mi situación de adoptado y con artimañas logró dejarme en la calle, todo lo que me correspondía como hijo se lo quedó ella”, explicó Francisco Guayasamin. Tiempo después lo expulsaron de la familia y tuvo que aprender a cuidarse y a mantenerse solo.

Su situación no es la única. Según la Organización Reencuentro, existen muchos menores de edad que al igual que Francisco son raptados de sus hogares y luego vendidos o puestos en adopción a hogares que no siempre resultan ser los mejores.

En ocasiones incluso los niños que son entregados a padres extranjeros son usados como empleados u otras labores como la prostitución. Algunos y algunas incluso han sido abusados sexualmente generalmente por los padres.

Hasta se econtro un caso en el extranjero que el padre adoptivo abuso de la menor cuando tenía 15 años y le traspaso la Sífilis sin que ella sea atendida, ella se dió cuenta cuando empezo a perder la vista, y maldijo haber sido entregada a esta familia... la cual la dieron desde Ecuador hacia Suecia.

“Lo grave de la situación es que las fundaciones que supuestamente recogen a madres adolescentes para ayudarlas terminan convenciendo a las mujeres de que el mejor futuro para sus bebés está en manos de una familia que pueda darle todo, es ahí cuando empieza el negocio”, manifestó Francisco Guayasamin.

En Ecuador, desde enero del 2011 hasta la actualidad, la Dinapen registró seis niños desaparecidos, pero estos datos son únicamente de personas que denuncian, mientras que la mayoría prefiere solamente callar.

Francisco Guayasamín, quien tiene a su cargo Reencuentro , asegura que la venta de niños es un negocio realmente lucrativo, pues los valores de venta pueden llegar hasta los diez o quince mil dólares en el peor de los casos.

Proceso de adopciones

En el país, el Instituto Nacional de la Niñez y la Familia es el encargado de los procesos de adopción. Toda persona o pareja que requiera adoptar debe contactarse con las Unidades Técnicas de Adopción regionales, los cuales son los encargados de una entrevista previa.

Luego de esta los solicitantes deben seguir un curso de formación con una duración de cuatro meses. Además, los futuros padres deben someterse a rigurosos exámenes psicológicos, sociales y familiares que los declare aptos para encargarse de un infante. El trámite puede durar hasta un año.
Sandra Calderón, trabajadora social de la corporación Para sus niños, explica que cuando un menor de edad es adoptado la organización que lo puso en adopción tiene la obligación de realizar reportes periódicos de las circunstancias en las que el infante se encuentra con su familia, más aún cuando el niño ha viajado a otro país. “Tenemos un contacto directo con las organizaciones de otros países, ellos siempre nos mantienen al tanto y envían informes”, explicó.

Realizado por: Angela Amoroso, Quito
http://www.extra.ec/ediciones/2012/01/24/cronica/alerta-con-el-robo-y-venta-de-ninos/

No hay comentarios: